Trabajar con la Historia reciente implica recurrir a herramientas, técnicas y fuentes que muchas veces son muy novedosas. Además, la abundancia de datos suele ser un factor que supone un problema para muchos historiadores. Pero, sobre todo, la Historia actual requiere utilizar conceptos e instrumentos de otras disciplinas.