La investigación sobre la Historia del tiempo presente implica todavía más desafíos que la docencia de esa materia. Pero es un desafío fascinante para todos aquellos que estén dispuestos a equivocarse para aprender más.